Nuestro ideario

 

Los Centros educativos FILIPENSES fundamentan su oferta educativa en el derecho a la educación y a la libertad de enseñanza que nuestra sociedad garantiza en la Constitución.
Tales fundamentos se sintetizan en los siguientes principios :

    • Todos tienen derecho a la educación y la sociedad debe ofrecer los medios necesarios para que los ciudadanos puedan ejercer dignamente este derecho fundamental.

 

    • Los niños, adolescentes y jóvenes tiene derecho a una escuela que promueva el pleno desarrollo de la persona y su capacitación para la vida profesional.

 

    • Los padres y los tutores son los primeros responsables de la educación de sus hijos. Tienen el derecho a decidir el tipo de educación que desean para sus hijos, y a ser respetados en sus convicciones.

 

    • Los profesores tienen el derecho a realizar su función docente con libertad, respetando el carácter propio.

 

    • Las personas y los grupos sociales tienen el derecho de crear y dirigir centros escolares y definir su carácter propio.

 

    • Los poderes públicos tienen obligación de hacer posible, en la práctica, el derecho de todos a la educación, respetando la pluralidad de las ofertas educativas.

 

    • La iglesia tiene derecho de ofrecer la educación, haciéndose presente en el mundo de la cultura, creando y ofreciendo a la sociedad sus propios Centros educativos.

 

Nuestra propuesta educativa

 

Los Colegios Filipenses ofrecen a las familias y a la sociedad, una colaboración en su responsabilidad educativa mediante:

    • Una formación integral que ayude a los alumnos a descubrir, potenciar y desarrollar sus posibilidades personales, favorezca el crecimiento de su responsabilidad social y potencie el desarrollo de su dimensión ética y trascendente.

 

    • Una opción por la financiación pública, según la legislación vigente, garantizando así la gratuidad de la educación, evitando toda discriminación por motivos económicos.

 

    • La enseñanza de la religión católica, siempre como oferta respetuosa hacia la libertad de los alumnos, los profesores de las familias.

 

    • El cultivo de valores tales como la libertad, la justicia, la solidaridad, la convivencia y la paz.

 

    • El desarrollo, en las relaciones, de actitudes de respeto, comprensión y tolerancia; acogida, alegría, sentido de fiesta; Esfuerzo personal, colaboración; creatividad y compromiso.



Valores y actitudes cuyo cultivo es urgente en nuestra sociedad y a los que el hombre de hoy es especialmente sensible.



Arriba